Aprende el lenguaje corporal de los gatos

Los gatos tienen un lenguaje propio y la mayoría de veces necesitas vivir con un felino para entender lo sutil que es su lenguaje. Puedes aprender el idioma del gato mediante la observación de los mensajes únicos que envían utilizando sonidos vocales, los movimientos de la cola, sus ojos, bigotes, pieles, e incluso su forma de caminar. Los gatos utilizan casi todos los músculos de sus cuerpos trabajando conjuntamente para formar una sinfonía en el lenguaje corporal.

Para aprender el idioma del gato, debes aprender a “escuchar” los mensajes que envían; una vez que lo haces, tu y tu gato os podréis comunicar más claramente.

Quiero ayudarte a aprender el lenguaje corporal de los gatos con esta rápida descripción de las cosas que pueden estar diciendo estos felinos:

Cómo entender el lenguaje corporal de los gatos

Lenguaje de los oídos

Plegados hacia dentro de la cabeza dice: estoy muy enojado

Inclinado hacia adelante dice: ¿Qué es esto? Tengo curiosidad.

Lenguaje de los ojos:

Las pupilas dilatadas dicen ¡Estoy enojado!
La mirada directa, los ojos abiertos grandes y las pupilas estrechas dicen: Te atacaré
Ojo o ojos parpadeando lentamente o guiñando el ojo dice: Estoy hablando contigo porque me gustas.

Lenguaje de los bigotes:

Bigotes hacia delante: Estoy interesado
Bigotes atrás dice: Estoy bastante ansioso

Lenguaje de la lengua

No dejar de lamerse dice: Estoy avergonzado (por ejemplo, cuando se caen de la parte posterior del sofá y se ríen de ellos, lamer una pata a menudo será la respuesta de los gatos.)
Si lame con la lengua larga y de forma intensa a un ser humano dice: Te quiero, eres todo mío y estoy muy feliz.

Lenguaje de los labios

Los labios tirados hacia atrás dicen: Estoy muy tenso y puedo atacar.
Labios ligeramente abiertos, relajados y ojos medio abiertos dice: Estoy en éxtasis.

Las razones de maullidos en los pequeños felinos

El maullido del gato es su manera de comunicarse con la gente. Los razones de maullidos en los gatos son por ejemplo: para decir hola, para pedir las cosas, y para decirnos cuando algo está mal.

¿Cuándo el maullido se vuelve excesivo? Todos los gatos van a maullar hasta cierto punto, esto es un comportamiento normal de comunicación. Pero algunos gatos maullan más de lo que sus padres querrían. Ten en cuenta que algunas razas de gatos, especialmente los siameses, son propensos a maullar de forma excesiva.

Estas son las razones de maullidos en gatos más comunes

  • Para saludar a la gente. Se puede esperar que tu gato maulle a modo saludo cuando llegues a casa, cuando se reúne contigo en casa y cuando hablas con él.
  • Para solicitar atención. Los gatos gozan del contacto social con la gente, y algunos serán absolutamente vocales en sus peticiones de atención. El gato puede que quiera que lo acaricies, jugar o que simplemente le hables. Los gatos que se quedan solos durante largos períodos de tiempo cada día pueden ser más propensos a maullar para captar tu atención.
  • Para pedir comida. A la mayoría de los gatos les gusta comer, y pueden ser bastante exigentes durante las comidas. Algunos gatos aprenden a maullar cada vez que alguien entra en la cocina, sólo en caso de que la comida esta bastante próxima. Otros maullidos serían para despertarte y para mendigar comida humana.
  • Para pedir entrar o salir. Si quiere salir, probablemente aprenderá a maullar en la puerta. Del mismo modo, si está al aire libre y quiere ir dentro, maullará para conseguir que la dejes pasar dentro. Si estás tratando de dejar a tu gato de forma permanente en el jardín o solamente dejarlo vivir exclusivamente en interiores, probablemente haya un periodo de incesante maullido en las puertas y en las ventanas. Es un cambio dificil y es probable que tome un tiempo hasta que se acostumbre.
  • Los gatos ancianos que sufren de confusión mental, o disfunción cognitiva, pueden maullar si se desorientan, un síntoma frecuente de esta versión felina de la enfermedad de Alzheimer.
  • Para encontrar a un compañero. Las maullan para anunciar su receptividad a los machos, y los machos para tener acceso a las hembras.

Lleve a tu gato al veterinario

Un gato que maulla mucho debe ser revisado a fondo por un veterinario para asegurar que una condición médica no es la causa de la angustia del gato, ya que muchas veces las razones de maullidos no son tan evidentes como las que hemos mencionado anteriormente. Numerosas enfermedades pueden hacer que los gatos se sientan inusualmente hambrientos, sedientos, inquietos o irritables, cualquiera de las cuales hará que maulle excesivamente. Además, a medida que los gatos envejecen, son propensos a desarrollar una hiperactividad de la tiroides y la enfermedad renal, y cualquiera de los dos puede resultar en un maullido excesivo.

Problemas de comportamiento en los gatos

Los problemas de comportamiento en los gatos pueden ser complejos y pueden necesitar de la investigación en profundidad por un veterinario experimentado para que puedan ser tratados correctamente. Sin embargo, estas pautas simples pueden ayudarle con problemas menores o aquellos con una causa directa.

Problemas de comportamiento en los gatos

Comportamiento destructivo

 

Cuando rascan una superficie, los gatos están dejando una marca visual y una marca de olor para dar información a otros gatos. Es un comportamiento normal que no debe ser castigado porque el gato puede sentirse ansioso por no ser capaz de transmitir estos mensajes y porque no entenderán por qué están siendo castigados.

En su lugar, debes intentar reorientar esta conducta normal lejos de tus muebles y hacia algo que sea aceptable, como un rascador o tablero viejo que no necesites.

En primer lugar, coloque un tablero cubierto de material similar al de tus muebles, con el material del poste rascador debajo de él, sobre los sitios principales en los cuales tu gato araña. A medida que tu gato arañe el material por el que es atraído, descubrirá el material del poste rascador y se acostumbrará a rascarlo en su lugar.

Mientras tanto, haz una o más áreas de rasguño disponibles para tu gato en forma de postes o tablas que puedes hacer o comprar en tiendas de mascotas. Atrae al gato a estos rociando un poco de extracto feromonas.

Si el problema es grave, puede pedirle a tu veterinario que ajuste temporalmente cubiertas de plástico a las uñas a tu gato.

Inodoro inadecuado

Esto puede implicar la micción o la defecación, o ambos, y ocurre cuando el gato, que normalmente utiliza una bandeja con arena, comienza a utilizar toda la casa como inodoro.

Esto puede ocurrir porque el gato está asustado por salir al exterior (asustado por otros gatos, los niños en el jardín, etc) o por usar la bandeja de arena (por ejemplo, si de repente se encuentra en una parte ocupada de la casa o si otro gato lo está intimidando).

Si has cambiado el tipo o la profundidad de la arena o el tipo de bandeja de o su posición, cámbialo de nuevo, ya que esto puede ser suficiente para resolver estos problemas de comportamiento en los gatos.

Asegúrate de que la bandeja de arena está en una zona tranquila y segura, lejos de los alimentos y de la maquinaria ruidosa (por ejemplo, la lavadora).

Si el aseo se produce en algunas áreas particulares, compra algunas bandejas de arena más y ponlas en estas posiciones. Si el gato los usa aquí, puedes moverlas gradualmente a lugares más deseables.

No castigue al gato si lo atrapas en el acto. Estos problemas de comportamiento en los gatos son generalmente un signo de ansiedad y el castigo los empeorará. No entienden que es “incorrecto”.

Si hay dos o más gatos en la casa, entonces proporcionales dos bandejas separadas, esto podría solucionar el problema, ya que no todos los gatos quieren compartir el baño.

Aumenta la frecuencia de limpieza de la bandeja una o dos veces al día.

Si el gato generalmente utilizaba una bandeja al aire libre, proporciónale una bandeja de arena interior, no esperes que siga saliendo a la calle si algo lo ha alterado.

Limpie bien las áreas sucias con un detergente biológico y evita los desinfectantes. Estos a menudo tienen amoníaco que huele al gato como la orina de otros gatos.

Si sabes que ha habido cambios que han hecho que el gato esté ansioso o asustado trata de deshacer los cambios si se puede lo antes posible.

Si en algún momento, tu gato tiene diarrea o está orinando en pequeñas cantidades y con frecuencia, llévela al veterinario porque tendrá una razón médica para ir al baño fuera de su bandeja.

Pulverización

 

La pulverización es cuando el gato retrocede hasta una superficie vertical con su cola erguida y rocía la orina hacia atrás contra la superficie en ráfagas cortas. Es un comportamiento marcado como normal en todos los gatos, macho y hembra, castrados o no tratados.

Si tu gato comienza a hacer esto dentro de casa, entonces es generalmente una muestra que algo no funciona bien, es uno de los problemas de comportamiento en los gatos más normales. El gato puede estar frustrado, ansioso, o puede tener un problema con su vejiga que su veterinario debe tratar.

No castigues a tu gato por estos problemas de comportamiento, sólo harás que esté más ansioso y más inclinado a rociar. Limpia con un detergente biológico (no un desinfectante).

Trata de poner un poco de comida seca en platos de cartón en los lugares donde el gato rocía. Esto puede aumentar la sensación de bienestar del gato y también desalentarlo de rociar cerca de su comida.

Restringe el área del gato a una habitación para que pueda sentirse seguro en un lugar y déjalo salir gradualmente cuando lo puedas supervisar.

Bloquear las áreas en las que el gato rocía puede desalentar el comportamiento.

Si tu gato sigue rociando a pesar de estas medidas, es importante pedir ayuda adicional antes de que el problema se haya prolongado demasiado (más de seis meses).

 Agresión

La agresión seria a la gente o a otros gatos es uno de los problemas de comportamiento en los gatos más complicado de tratar y necesita una atención a fondo.

Si tu gato tiende a morder o rascarse repentinamente cuando lo estás acariciándolo, es mejor que retires la mano, ya que esto indica que le están molestando las caricias y es más fácil que te muerda.

Caza

 

Este es un comportamiento normal para los gatos y no debe ser castigado. Si quieres ayudar a alertar a la vida silvestre de tu gato puedes usar un cascabel en su cuello, pero el collar debe ser del tipo que se libera si se engancha en algo.

Estos son los principales problemas de comportamiento en los gatos que pueden surgir con tu mascota. Si ves que persisten durante mucho tiempo, lo mejor es acudir a tu veterinario de confianza.